Menu

Óscar Pérez, candidato por la Agrupación Electoral de Vecinos en San Bartolomé

  • Por  P.D.V. / Fotos: Fabián Ramírez.
Óscar Pérez, candidato de Nueva Canarias en San Bartolomé

En San Bartolomé gobiernan sin planificación, todo son parches”

 


 

Fue alcalde de San Bartolomé hace 15 años y vuelve a intentarlo estas elecciones, ¿ilusionado? Hay muchas cosas por hacer y tenemos buenas ideas. Me acompaña un grupo de personas ilusionado y motivado, conformado por profesionales distintos campos que pueden aportar su experiencia y enriquecer cada propuesta. No son momentos de grandes inversiones y hemos constituido un equipo pensando en las demandas sociales de hoy.

 

¿Cree que se ha descuidado la inversión destinada a paliar los efectos del paro?

 

La situación social es dramática. Las estadísticas desvelan el número de parados pero no todas las personas paradas están inscritas en la oficina del desempleo. San Bartolomé, por sus características, suele recurrir al entorno familiar, a un abuelo, a un padre o a un tío que en un momento dado puede amparar a quien lo necesite. En zonas como Playa Honda la cobertura es más difícil. Por eso una de nuestra metas es conseguir que San Bartolomé logre reciclarse. La construcción nos dejó un ritmo de vida que ahora es imposible y esto nos obliga a reciclarnos, a reinventarnos.

 

¿Qué función jugará en esto el Ayuntamiento si consigue la confianza ciudadana?

 

Los Ayuntamientos deben asumir otro papel. Son administraciones limitadas en materia de empleo pero la prioridad debe estar en reciclar a la gente. A través de las oficinas de Empleo y Desarrollo se pueden poner las bases para la creación de nuevas empresas locales, pensando en una bolsa de mercado que el Ayuntamiento puede rescatar cuando requiera de una contratación externa. Pueden desarrollar cursos de reciclaje en aquellas áreas que tengan mayor demanda y tener personal cualificado para otros servicios.

 

No todo es remozar y pintar parterres.

 

No critico estas medias a veces es necesario adecentar espacios públicos pero el Ayuntamiento puede y tiene opciones para ofertar una mejor preparación al desempleado y que éstos tengan nuevas alternativas para su colocación. Creo que es una forma de motivar a la gente, de encaminarlos a nuevos sectores y de facilitar la creación de empresas.

 

¿La llegada de nuevas firmas comerciales a la Zona Industrial abre ese abanico?

 

La Zona Industrial de Playa Honda está de moda, ahora todos presumen del potencial de este espacio pero han pasado 15 años desde que se aprobó, precisamente bajo la etapa en que me tocó presidir el Ayuntamiento, y solo tenemos la base. Además de valorar que vengan empresas, hay que brindar la posibilidad de tener en nuestro municipio personal capacitado para que esas empresas lo absorban y se nutran de nuestros trabajadores. El Ayuntamiento puede crear una bolsa de trabajo que ofrezca a las marcas que que van llegando.

 

Parece que Playa Honda ha conseguido su sitio en el municipio ¿está de acuerdo?

 

Todos proyectos incompletos, a medias. Se han realizado acciones puntuales sí pero sin un organigrama concreto. Han estado gobernando en función de lo que llegaba de repente. Es importante que el municipio cuente desde el principio con unas bases por las que trabajar, no podemos ir a la corriente. Llegó una subvención del Gobierno canario para las zonas comerciales abiertas y se volcó en la calle Mayor de Playa Honda, pero sin objetivos. Hoy tenemos un proyecto sin terminar, con muchas carencias y que además ha mermado la circulación del tráfico. Me refiero a que vamos poniendo parches. No hay planificación.

 

¿Qué aspectos cambiaría?

 

Cuando escucho a la alcaldesa definir a Playa Honda como una ciudad me parece absurdo. Playa Honda no es una ciudad ni pretende serlo. Es una zona residencial, cuyos vecinos se asentaron en este punto buscando calidad de vida, comodidad, servicios, la posibilidad de llevar a los niños al parque y pasear por la Avenida, contar con un centro deportivo en óptimas condiciones. Pero se trabaja a destiempo. Siguen pendientes las mejoras en la calle Alisios que no quieren realizar antes de las elecciones. Hay que pensar que en esos proyectos existe un desarrollo no solo comercial sino además social. Y el social es la calidad de vida de los vecinos. Por eso insisto en que no ha habido una visión global de municipio sino que se ha trabajado en función de lo que ha ido llegando.

 

La recuperación real del Patrimonio Histórico es la gran asignatura pendiente.

 

Tenemos una red de inmuebles cuyo estado y utilización da pena. Casa mayor Guerra apenas se usa. La Casa Cerdeña tenía la finalidad de acoger un Museo Agrícola y un Restaurante Escuela y su dotación costó mucho dinero, actualmente solo se destina a oficinas. Se llegó a comprar una cocina, la campana, la cubertería, las mesas, lo necesario para abrirlo, todo se ha desmantelado y hasta el otro día el Ayuntamiento pedía mesas prestadas para un coloquio. Es absurdo. Buscamos darle utilidad a esos entornos. Nos hemos reunido con los amigos del Caballo para la creación de un centro hípico en la Casa Mayor Guerra, por ejemplo. Las inversiones deben ser razonables.

 

¿Contempla su programa aquella obra o inversión que hasta ahora no se haya abordado?

 

Nuestro municipio cuenta con una población cada vez más mayor que demanda de un espacio adaptado a sus necesidades. No hablo de un centro para mayores sino de crear un nuevo espacio exclusivo, un instituto que al mismo tiempo sirva de respiro familiar, un lugar con jardines, espacios de ocio... Estoy seguro que saldrá adelante.

 

¿Como le cae a un batatero que otro municipio desarrolle el producto en el mercado?

 

Me duele. Soy babatero y cuando veo o escucho al alcalde de Teguise presumir con la Denominación de Origen de la Batata me duele mucho. Pensar que otro municipio está desarrollando las posibilidades de la batata es triste para un pueblo caracterizado por este cultivo.

 

A usted le dan buen resultado los pactos ¿tiene preferencias?

 

No tengo miedo a las alianzas de gobierno. San Bartolomé estuvo gobernado hasta por cinto fuerzas políticas distintas y aquello funcionó porque a cada formación se le marcó un objetivo. Son políticas que no volvieron a repetirse. Ahora han llegado a un pacto de gobierno pero trabajan aislados. No es posible que una concejal CC comente que ya no sigue porque está aburrida pero mantiene el pacto.

 

 

 

 

 

 

 

“Soy batatero y me duele que la DO de la Batata esté en otro municipio porque en San Bartolomé no se valoró este cultivo”

 

 

 

“Además de felicitarse por las empresas de la Zona Industrial hay que trabajar por reciclar a los parados y tener personal capacitado que éstas puedan absorber”

 

 

 

subir