Menu

“Ayúdanos a ayudar”, el proyecto con perros que mejora la vida de los mayores

Mejorar la vida de los perros que llegan hasta el Albergue, potenciar la figura del voluntario y además mejorar el bienestar de los mayores que residen en centros es el propósito de esta iniciativa

 

Redacción/Fotos: Cedidas

 

Perros que ayudan a personas y personas que ayudan a perros este es el último proyecto del Ayuntamiento de San Bartolomé a través del área de sanidad que dirige David Rocío, en el que acercar a los perros del Albergue a las residencias de ancianos, y a los mayores a los perros del Albergue, doble labor enriquecedora para ambos y sobre todo muy motivadora para los mayores.

 

Esta semana se ha llevado a cabo el primer acercamiento entre dos perros del albergue con los mayores que residen en Amavir, en Tías.

 

El concejal fue recibido por la directora, Elisabeth Artiles Medina y equipo de trabajo del Centro, que se mostraron encantados con la idea y abiertos a la experiencia. En este centro residen mayores del municipio esperando, según palabras de David Rocío, poder hacerlo extensivo a otras residencias de la isla. Visitaron las instalaciones acompañados por dos perros que han sido previamente adiestrados por Ana María Suárez, que lleva a cabo el proyecto de Obediencia Urbana en el municipio en colaboración con el Albergue de San Bartolomé.

 

Spay y Pepina desde el primer momento se mostraron encantados con esta primera actividad, relajados y dando y recibiendo apoyo, ya que son perros que han tenido una vida difícil, por lo que estas acciones son terapéuticas también para ellos. Los mayores se mostraron encantados, contando sus experiencias con “las mascotas que han tenido a lo largo de su vida”, generando un buen ambiente, con mucha motivación. Lo que iba a ser una reunión se convirtió en más de una hora en el Centro, por la expectación que generó entre los/as residentes.

 

La directora del Centro comentó que algunos de los muchos beneficios que tienen estas acciones en los mayores que viven en residencias es que suelen desarrollar problemas de comunicación por lo que deriva en aislamiento y poca estimulación mental, estudios han demostrado que la presencia de una mascota puede beneficiar porque contribuye a la mejora de la calidad de vida en las residencias y también para personas que viven solas.

 

Ana María, por su parte señaló que se trabaja a través del contacto, pueden acariciarlos, tocarlos, abrazarlos, ayudando a reducir los niveles de estrés, produce estimulación mental, ya que las mascotas atraen la atención y se motivan a través de la vista, el tacto, el olfato y el oído. También les trae recuerdos del pasado, como se pudo apreciar en la visita y de situaciones con mascotas, porque les ayuda a sacar el afecto, cariño y grandes recuerdos.

 

David Rocío también habló de la posibilidad futura a través de este acercamiento entre perros y ancianos/as de realizar terapias, que será en fases más avanzadas, porque inicialmente se propone desde la concejalía al Centro trabajar conjuntamente en acciones puntuales con una periodicidad previamente establecida y definida conjuntamente, que se plasmará por escrito tras este primer encuentro, porque inciden en el aumento del contacto social, los perros demuestran el afecto haciendo que cada individuo se sienta aceptado, dan un afecto sin condicionantes y los mayores se lo devuelven a estos perros que también han vivido situaciones difíciles.

 

Todos han incidido en que la importancia del contacto con perros, es que atraen la atención por sus movimientos, exhibiciones, juegos y esto muchas veces despierta el interés de los mayores muchas veces entreteniéndolos y también jugando, dándoles rienda suelta a los instintos y ubicándolos en el presente desde el cariño.

 

Concluyó el edil: “Pretendemos potenciar y estimular la figura del voluntario/a, porque este proyecto sin voluntariado es difícil de sacar adelante, vamos a empezar con actividades pero queremos ser pretenciosos y que todos los municipios se impliquen a través de sus albergues, y el voluntariado y que este proyecto puede en poco tiempo ser una realidad en los centros de mayores de la isla. Además en San Bartolomé estamos trabajando en otra línea paralela que es a los usuarios de ayuda a domicilio proponerles con el voluntariado acompañamiento con perros que hayan sido educados para esto, y estamos seguros que va a ser todo un éxito porque lo único que pretendemos es mejorar la vida de nuestros mayores y que ellos también junto al voluntariado mejoren las vidas de perros que han terminado en los albergues. Vamos a empezar por actividades con perros y mayores, pero el fin será que los centros geriátricos o de día apliquen terapias asistidas con animales”.

subir