Menu

El hombre que se reinventó a sí mismo............Miguel Ángel Presa

  • Por  Texto y Fotos: Luis Miguel Coloma
El hombre que se reinventó a sí mismo............Miguel Ángel Presa

He ganado un 200% en calidad de vida en sólo dos meses…”  


Realizador de TV y cámara, pasó por varias cadenas pero la precariedad fue aumentando conforme avanzaba la crisis y el deporte supuso para él una válvula de escape. Una salida que ha cambiado radicalmente su vida y también a él.

 

Miguel Ángel Presa Fernández, ‘Miguelón’, llegó a Lanzarote hace 10 años procedente de León con la intención de ganarse la vida ejerciendo su profesión de realizador de televisión. En los medios de comunicación ha trabajado estos años y, conforme avanzaba la crisis, fue aumentando la precariedad. Esta experiencia ha propiciado en él una profunda metamorfosis, tanto personal como laboral, aunque le ha quedado un poso de decepción respecto a una profesión que antes le encantada y ahora detesta.

 

“Cuando llegué a la isla, en León no había trabajo para mí y un cúmulo de casualidades me trajo aquí. Había por entonces muchas televisiones, bastante movilidad y mucha oferta para los profesionales. Trabajé como realizador, lo que realmente soy, en Archipiélago TV. Después de ese primer año, ya siempre ejercí como operador de cámara”.

 

Pasó por varios medios, entre ellos la televisión autonómica canaria, también Lancelot TV, la web www.lanzarotedeportiva.com y la productora Vídeoactivo. El cambio empezó a gestarse en 2012… ‘Miguelón’ estaba por entonces entrado en kilos. Hasta 124 llegó a marcar. Pero es un hombre voluntarioso y muy disciplinado.

 

“En la línea de meta del Ironman Lanzarote 2012, cuando esperaba entre otros muchos compañeros la llegada del vencedor, pensé en cruzar esa meta algún día… Ésa fue la semilla psicológica. Vivía por entonces en ‘Argana muy, muy Alta’ y bajaba al trabajo en bici de montaña para ahorrar en gasolina. Llevaba tiempo bastante hasta los… de los medios y el deporte era para mí una válvula de escape”.

  

Y en enero de 2013… año nuevo, vida nueva. En aquélla época también empecé a correr. Al principio hacía 500 metros y me ahogaba, pero perseveré y cuando vine a darme cuenta ya corría cinco kilómetros. Cuando pude con diez, me planteé participar en alguna carrera. La primera fue una media maratón en tierra, la Wine Run 2013, por La Geria. Ése año, en el Ironman, ya no sólo lo pensé. Ya dije entre los compañeros que iba a hacer el Ironman. Próximamente...”

 

“A mediados de 2013 empecé a trabajar con Tamar González. Entrenadora, amiga y ahora socia… Tamar es muy ‘culpable’ de este profundo cambio que he experimentado y en esa misma medida le estoy agradecido”. “Es dura. Te exige mucho, pero ‘sólo’ el máximo de lo que puedes dar. Esa exigencia es la que me ha hecho crecer”. “También fue un apoyo importante Álex ‘Corleone’, que me ayudó a comprar la que fue mi primera bici de competición y la que sigo teniendo”.

 

“Además tuve que aprender a nadar, porque apenas sabía no ahogarme. También a llevar una bici de carretera, a depurar la técnica corriendo e ir ganando resistencia. Iba bajando peso al ritmo que aumentaba la exigencia de los entrenamientos… Muy duros… (ríe)”.

 

A medida que se acercaba el Ironman y se endurecía la preparación física, también se precarizaba su situación laboral. En mayo, Miguelón cumple su sueño y consigue cruzar la meta del Ironman Lanzarote y esto supone para él… “un punto de inflexión a la vez que una inyección de autoconfianza”.

  

“Aquella Navidad estuve en León y unos amigos me plantearon volver. Las cosas aquí pintaban muy mal, pero aun así yo no quería. Lo veía como un retroceso… Además, entrenar allí en invierno… Olvídate…” “Al mismo tiempo, Tamar tenía en mente abrir un establecimiento y necesitaba apoyo. Por lo tanto, quedarme aquí pasaba por dejar los medios y trabajar con ella. Trabajar para mí…”

 

Así, con un crédito bancario y la ayuda de sus allegados, Tamar y Miguelón abrieron en La Santa ‘Unlimited Endurance’, una tienda especializada en nutrición deportiva, así como en equipamiento para la práctica del triatlón.

 

“Ahora vivo a 40 segundos andando del trabajo, la perspectiva es sacar adelante el negocio, seguir metido en el deporte y empezar a vivir. Ahora soy feliz… De hecho, he ganado un 200% en calidad de vida sólo en estos dos meses…”

 

Y cuando mira al pasado… “Una profesión que me encantaba pero que me han hecho aborrecerla. O sea, decepción”.

 

 Al principio hacía 500 metros y me ahogaba, pero perseveré y cuando vine a darme cuenta ya corría cinco kilómetros. La primera carrera fue una media maratón en tierra, la Wine Run 2013”

 

Terminar el Ironman Lanzarote 2015 ha sido para mí un punto de inflexión a la vez que una inyección de autoconfianza”

  

Ahora vivo a dos minutos andando del trabajo, la perspectiva es sacar adelante el negocio, seguir metido en el deporte y empezar a vivir. Ahora soy feliz...” 

 

 

 

 

 

subir